Último encuentro de todos los profesores para decir adiós al curso y a compañeros que se despiden.

Nos hemos despedido con una celebración, presidida por Rosendo, y hemos despedido a compañeros con los que hemos estado compartiendo tantas actividades y la propia vida durante este tiempo de pandemia; les hemos dicho adiós, les hemos agradecido su colaboración y les hemos asegurado una amistad firme.

Lo hemos hecho con flores, un gesto bello, natural, de colores; con flores plantadas en macetas que pervivan mucho tiempo haciéndonos recordar y adornar los espacios de nuestra casa.

Hemos dicho adiós  -por jubilación- a Luis Rodríguez que finaliza su tiempo laboral después de años y años «enseñando», «educando» junto a todos nosotros; va a constar rellenar tu tiempo, amigo Luis,  transcurrido aquí, en el Don Bosco.

Confiamos en verte muchas veces por fiestas colegiales, por don Bosco, por María Auxiliadora; no dejemos que el tiempo olvide «lo nuestro».


Redacción: Juan Pérez González, salesiano jubilado