Inma es médico en Valencia y desde hace 18 años participa en el Campamento de verano de la Asociación juvenil Don Bosco.

El 30 de junio pasado se cumplían los seis meses desde que la OMS recibió los primeros informes sobre un conglomerado de casos de neumonía de causa desconocida en China.

En estos seis meses se han registrado 10 millones de casos y 500.000 defunciones. Es momento, pues, para que todos reflexionemos sobre los avances que hemos realizado y las lecciones que hemos extraído, y para que nos comprometamos de nuevo a hacer todo lo que podamos para salvar vidas.

Cuando casi confiábamos en que la pandemia iba a remitir claramente, de nuevo asustan los brotes que se están produciendo en distintos lugares; unas veces por circunstancias casuales, muchas por descuidos y olvido de las medidas que se está pidiendo a la responsabilidad de cadauno.

Inma ha descrito el comportamiento del virus y de los medios defensivos que están a disposición de todos; ha invitado a la responsabilidad; no basta con no contagiarse, hay que hacer todo lo posible para no infectar a los demás…

Las tareas del inicio del nuevo año escolar y de actividades juveniles que se emprenderán hacen complejo el quehacer de todos: responsables de los Centros y de cada uno de los monitores. A todos se pide acierto, empeño, atención y cuidado.

Al tiempo que todos confían en una vacuna liberadora, la vigilancia se constituye en el modo más necesario para evitar las malas consecuencias del COVID-19.

Redacción: Juan Pèrez González, salesiano

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para el uso de las mencionadas cookies y aceptando nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies