Hemos hecho constancia de esta presencia con las fotos de grupo.

Ya estamos a la espera de la venida de los primeros alumnos y alumnas del presente curso 2021-2022.

Movidos por la esperanza y confianza de que sembramos en cada corazón la semilla del saber y del hacer en cada niño, niña, joven o muchacha.

Por eso uno de los gestos más significativos ha consistido en sembrar una semilla en su correspondiente maceta; regada y, dejado pasar el tiempo, la veremos crecer como planta hermosa.

Bienvenidos todos y todas, desde esta víspera a todos.

Y ¡que sean bendecidos desde lo alto nuestros buenos deseos y esperanzas!

Redacción: Juan Pérez González, salesiano