Toman parte en la última celebración de una estancia de quince años en el colegio Don Bosco.

Todos los muchachos y muchachas del segundo curso de Bachillerato del colegio Don Bosco se despedían esta tarde, 17 de mayo de este 2019, de salesianos, profesores, personas de administración, de sus compañeros después de una estancia de quince años, en su mayoría.

Lo hacían en un ambiente festivo, espléndido, lleno de luz, colores, estrenos y música, poniendo sobre la mesa el PAN y el VINO, signos básicos de todo encuentro cristiano.

Presidía Rosendo, director de Salesianos-Alicante junto con Paco Sánchez y José Luis Navarro en representación de todo el resto de personas que han convivido estos tantos años y en tantos lugares y espacios educativos.

Todo estuvo bien diseñado, incluyendo la actitud de los jóvenes, el coro, las muchas palabras que resonaron y que hicieron reflexionar, recordar, animar…, soñar.

Algunos presentes manifestaron posteriormente que esta despedida del último de sus hijos, de sus hijas resultaba «como triste», porque era como cuando se rompe algo que une a dos personas que han participado de vida en común y ya nada volverá a ser igual…

Las personas se van, vienen otros, pero algo permanece, al menos en el recuerdo, más si este fue bueno y gozoso.

Adiós a estos jóvenes y hasta siempre desde estos espacios que también os pertenecen por adopción y por cercanía.

Redacción: Juan Pérez González, salesiano

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para el uso de las mencionadas cookies y aceptando nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies