Un grupo de valientes completan la etapa desde Villena a Las Virtudes

Como en todos los ámbitos del Colegio Don Bosco de Alicante, este curso ha sido muy especial para los grupos Comfya que dan vida al Itinerario de Educación en la FE. Hemos compartido reuniones online y también presenciales en el cole… pero en este trimestre hemos podido disfrutar de dos salidas al Camino de Santiago del Sureste que parte de nuestra ciudad de Alicante hasta Santiago de Compostela.

El pasado sábado 12 de junio realizamos la segunda etapa desde Villena hasta la pedanía de Las Virtudes. El grupo estaba formado por chicos y chicas de PreComfya, Comfya 1, Comfya 2, catequistas y familiares: en total 33 personas de diferentes edades, en total sintonía.

Las medidas de seguridad estuvieron presentes en toda la actividad…; nos sentimos seguros y disfrutamos a tope.

El autobús nos dejó en el colegio Salesianos de Villena. En su capilla recibimos la Bendición del peregrino por parte de José Luis, director de este Centro. Tras una serie de indicaciones, la foto de grupo junto a la estatua de Don Bosco y de protegernos del sol con la gorra y la crema, el grupo se puso en movimiento por las calles de la ciudad.

Pronto nos encontramos en la Vía Verde del Xixarra para recorrer los 8 km que nos separaban de nuestro destino. Recorrimos una antigua vía de ferrocarril que unía las localidades de Yecla, Villena y Muro de Alcoy, para unirse aquí a otra línea cercana: Alcoy–Gandía; ambas líneas quedaron clausuradas en 1969. Después de años de abandono, en la actualidad se han recuperado para uso de senderistas, ciclistas y peregrinos.

La primera parada tuvo lugar en la ermita de San Bartolomé, para merendar. Allí recuperamos fuerzas con un magnífico bizcocho y nos hidratamos con batidos y agua fresca; pronto el grupo siguió su camino cruzando el puente sobre las vías del AVE.

La tarde resultó calurosa, por lo que cualquier sombra que encontrábamos o viento que soplase, eran bien recibidos. Pasamos por un lugar donde antes había una gran laguna: la Laguna de Villena, desecada por la Acequia Real. También pudimos ver unas salinas. Junto al antiguo apeadero de Las Virtudes dejamos la vía verde para llegar en unos minutos al Santuario de Nuestra Señora de Las Virtudes. En las escalinatas de la iglesia conocimos interesantes cosas sobre su historia y rezamos un Ave María.

En la pinada junto al Santuario, disfrutamos de una tranquila cena en familia aprovechando el fresquito del atardecer en Villena. Los más pequeños disfrutaron en los columpios que allí había. La vuelta en autobús hacia Alicante fue muy divertida con abundantes canciones.

El próximo curso… más. ¡Buen Camino!

Redacción: Óscar Ramírez, salesiano cooperador