Las coronas y el cetro de la venerada imagen lucen tras la restauración por los 65 años de su coronación

«Cuando se acaban de cumplir los 110 años de la llegada de la primera imagen de María Auxiliadora a Alicante y los 65 años de su coronación canónica, la imagen que preside el templo de la calle San Juan Bosco luce con todo su esplendor tras la restauración que se ha realizado de las coronas que portan la Virgen y el Niño y el cetro que sujeta María. La patrona de Alicante es la Virgen del Remedio, pero en tiempos María Auxiliadora fue más venerada por los alicantinos y alicantinas, y es poseedora de la medalla de oro de la ciudad.

La imagen primigenia de María Auxiliadora llegó a Alicante el 16 de febrero de 1911, de la mano del abad de la entonces Colegiata de San Nicolás, Modesto Nájera, quedando entronizada en la capilla de la comunión de la actual Concatedral, y fue esculpida en los talleres salesianos de Barcelona. Tres años después, en 1914 fue trasladada a un santuario en la calle San Juan Bosco, que quedó destruido con todo su patrimonio, incluidas las escuelas salesianas de San José, durante la quema de iglesias y conventos de 1931. Dos años después, alumnos salesianos compraron la actual imagen de María Auxiliadora, que salió de los mismos talleres que la primitiva, tras el pago de 158 pesetas de la época, y pasó a estar expuesta en Santa María. La imagen sufrió también importantes daños en 1936 y fue acogida en dos viviendas particulares durante toda la Guerra Civil. Fue restaurada en 1940 y desde 1949 es la imagen titular de la actual parroquia santuario de María Auxiliadora, entre las calles San Juan Bosco y Tucumán de Alicante, donde está entronizada presidiendo el templo. A la talla en madera policromada de algo más de dos metros se le realizó una segunda restauración que cumple ahora quince años.

Efeméride

El 24 de mayo de 1956, hace 65 años, tuvo lugar la coronación canónica de María Auxiliadora, de manos de monseñor Pablo Barrachina, y para conmemorar esta efeméride en la parroquia se pensó que sería una buena idea restaurar las coronas de la venerada imagen, que con el paso de los años mostraban ya un aspecto bastante deteriorado. Tal y como explica el párroco, José Antonio Aguilera, «al principio nos costó encontrar a alguien dispuesto a realizar el trabajo, dada su complejidad». Finalmente la empresa encargada fue Milleiro Joyeros. Ofelia Otero, responsable del establecimiento alicantino, explica que «es un trabajo delicado». «Primero se procedió a la reparación de todas las partes metálicas rotas o deterioradas en el taller de orfebrería. Después se retiraron las piedras sobre las que se tenían dudas de cómo iban a responder al proceso del bañado, para seguidamente iniciar los baños en oro de 18 kilates», explica Otero. Finalmente se volvieron a colocar las piedras retiradas y se repusieron las que se habían perdido con los años.

El resultado salta a la vista, las coronas y el cetro han quedado como nuevos. José Antonio Aguilera, párroco de María Auxiliadora desde el pasado mes de septiembre, se muestra «encantado» con el resultado obtenido. «Han quedado preciosas, es más, ya estamos pensando en acometer la restauración de la aureola, que aunque está mejor que estaban las coronas, ahora se va a notar el contraste», reconoce el párroco».

(Reproducción del Articulo aparecido en INFORMACIÓN «De los barrios y partidas de Alicante)