Una reflexión añadida a la sobreabundancia de los temores e incertidumbres.

La Iglesia católica sitúa, durante el calendario,  un largo periodo de tiempo  para la reflexión . Lo designamos con el nombre de    «CUARESMA»…

Presenta la realidad de los humanos con cierto pesimismo: nos lanza al rostro «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás»… Como el dicho está lleno de un realismo descarnado, la liturgia los ha cambiado por el de «Conviértete y cree en el Evangelio».

Y es que, recordando a Jesús, quien vivenció experiencias terribles con el peor de los finales, muerte cruel, llena de sublimes dolores, resucitó a la nueva realidad, no soñada por mente humana.

El hombre lo podrá pasar mal, vivirá calvarios penosos, pero sobre él ondea la misma promesa que en Jesús se hizo realidad.

… Es fácil aplicar lo comentado a las vivencias que la humanidad y los humanos viven de vez en cuando en la historia personal o universal.

El tiempo se inicia con el próximo «miércoles de ceniza».

Redacción: Juan Pérez González, salesiano

  

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para el uso de las mencionadas cookies y aceptando nuestra política de cookies. Pincha el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies