La pandemia impidió en su día los tan esperados festejos.

Algo faltaba a una experiencia de 15 años en el mismo colegio, desde los tres años a los dieciocho. Experiencias que no podían quedar faltas de un adiós solemne, con emoción y los gestos solemnes, ya hechos tradición.

Los propios alumnos han sido los promotores del gesto que nos ha vuelto a reunir a la promoción 2019/20.

Hemos podido recordar todos y cada uno de los quince años, con los profesores, con todo el personal del colegio, salesianos, profesores, personal de servicios, repasar un recorrido tan importante de nuestras vidas… y hacerlo en el mismo colegio, en sus espacios, entre los signos y emblemas que lo conforman.

Con este gesto hemos llenado el hueco que se mantenía vacío, cuando ya hemos emprendido estudios universitarios o profesionales, cuando nuestras vidas están surcando el futuro de nuestras vidas.

Nos hemos dicho adiós; un adiós a colegio, profesores, compañeros, confiados en que volveremos a vernos…

Agradecemos a los profesores que también nos han despedido y deseado un futuro lleno de esperanza.

Nada ha faltado. ¡Gracias y … hasta siempre!

Redacción: Juan Pérez González, salesiano

(las fotos están «en casa», última carpeta)