Los grupos de Comfya 4 y Comfya + realizan el recorrido entre Villena y el Santuario de Las Virtudes.

El viernes 4 de junio los mayores de los grupos de Comfya del Colegio Don Bosco de Alicante, que dan vida al Itinerario de Educación en la FE, siguieron con su particular peregrinación en conmemoración del Año Santo Compostelano. Esta vez el grupo estaba compuesto por 23 personas entre jóvenes y catequistas.

La tarde comenzó con la Bendición del Peregrino por parte de José Luis, el director del colegio Salesianos de Villena. Después de la cálida acogida y de rezar a María Auxiliadora, el grupo se puso en movimiento siguiendo el itinerario del Camino de Santiago del Sureste. Tras una semana de consultar mucho la previsión del tiempo… la tarde fue soleada y perfecta para caminar.

Paramos para beber en la ermita de San Bartolomé, muy cerca de las vías del AVE. Una vez cruzado el puente sobre el trazado de este ferrocarril, pudimos apreciar la planicie de la comarca del Alto Vinalopó.

Nuestro camino discurrió en su totalidad por un antiguo trazado de ferrocarril, la Vía Verde del Xixarra, un ferrocarril que unía las localidades de Yecla, Villena y Muro de Alcoy, para unirse aquí al ferrocarril que unía Alcoy y Gandía. Estas líneas fueron cerradas en 1969. Ahora han sido recuperadas para el uso de senderistas, ciclistas y peregrinos.

También pasamos junto a unas salinas, ya que en este lugar había una gran laguna que fue desecada mediante la Acequia Real, que también cruzamos.

El grupo avanzó entre risas y animadas conversaciones… y casi sin darnos cuenta llegamos al Santuario de Las Virtudes, la patrona de Villena. Este santuario se construyó para que Nuestra Señora de las Virtudes protegiese a los habitantes de Villena de la peste en el siglo XV… En esta ocasión estos chicos y chicas de Comfya 4 y Comfya + le suplicaron el fin de la pandemia. También se habló del reto ilusionante que se les presenta a estos jóvenes de hacer el Camino de Santiago en el verano de 2022.

Después cena en la pinada junto al Santuario… incluso algunos valientes improvisaron un partido de fútbol con los pinos como porterías.

Fue una tarde alegre y animada al más puro estilo de Don Bosco…

¡Buen Camino!

Redacción: Óscar Ramírez, salesiano cooperador